sábado, 23 de febrero de 2019

JFC JUsticia Reparadora - presentación en Madrid

https://twitter.com/adopta1escritor/status/1096384194547195906
Leer más...

Presentación "JFC Justicia Reparadora" en Madrid

https://twitter.com/adopta1escritor/status/1096384194547195906 Leer más...

lunes, 4 de febrero de 2019

lunes, 28 de enero de 2019

JFC Justicia Reparadora

Primeras opiniones del Club de Lectura Fuentetaja


Leer más...

JFC Justicia Reparadora



JFC Justicia Reparadora- Nueva novela negra fácil de leer y difícil de olvidar







Leer más...

jueves, 20 de diciembre de 2018

ALFA Y OMEGA -Cuento de Navidad-

                                                   
                                Alfa y Omega
                     (Una cuna de cartón)
                               
En el vestíbulo apagado de la sucursal bancaria el niño recién nacido tiritaba bajo los periódicos que tapaban su cuerpo desnudo. Tumbada a su lado, sobre el suelo sucio, una mujer joven y escuálida se sujetaba el vientre aún dolorido. Se quitó el raído jersey que cubría su torso, para arropar al niño que se acurrucaba en la caja de cartón que le servía de cuna. Al otro lado de la puerta, el cajero automático iba entregando sus billetes: ahora a uno, después a otro, y a otra, y a otro, que se abrazaban y seguían de parranda por la calle.
En los periódicos arrugados se podía leer, en grandes letras, la fiesta que se celebraba: FELIZ NAVIDAD 2018.
La madre, escondida en el rincón oscuro del vestíbulo, y cubierta por la sombra del cajero, miraba con ternura a su pequeño. El niño, encogido dentro de la caja, dejaba escapar entre los pequeños labios de recién nacido sus primeros y desconsolados lloros. 
     «No llores mi niño, no llores, que estoy aquí junto a ti. Hoy es Navidad, y el Niño Dios nació como tú en un lúgubre lugar sobre una cuna de paja. No llores mi niño, no llores, que mamá te cuidará siempre».
El intenso frío iba cubriendo la piel del bebe, que buscaba con ansiedad los pechos de la madre para intentar arrancar un poco de alimento de aquellos senos vacíos y secos. Ella los apretaba con fuerza, en un vano intento de hacer que unas gotas de cálida leche aparecieran en sus maltrechos pezones.
       «Espera, mi vida, espera, que pronto alguien dejará un poco de leche fresca, o tal vez un yoghourt en el cubo de la basura. Espera, mi vida, que enseguida se calmará tu hambre».
El cajero volvía a repartir billetes entre voces alegres que esperaban inquietas. La tarde avanzaba gris, y un viento de nieve silbaba una canción triste de navidad al otro lado del cristal. El aire helado entraba por las rendijas de la puerta. La madre amontonaba más periódicos viejos sobre la cuna de cartón, que los pies del niño removían en una inocente lucha por encontrar algo calor.
       «No te preocupes mi niño, sólo es frío, que pasará pronto. Cuando acabe la noche y el nuevo día aparezca, llegará el sol para espantar al frío. No te preocupes mi niño, sólo es frío, y se irá cuando llegue el día».
La tarde se apagaba dejando paso a la noche, y las sombras comenzaban a luchar contra las luces de colores que salpicaban el pequeño cielo artificial que colgaba entre las fachadas de las casas. En la calle se oían villancicos que salían de gargantas saturadas de champán y turrón. El cajero seguía dando billetes. En el interior, los ojos inocentes y suplicantes del niño mostraban su hambre aún no saciada.
«No sufras, mi vida, que pronto caerá la noche, y la oscuridad te hará dormir; y cuando estés dormido iremos a buscar comida puerta a puerta, que hoy es Navidad y habrá gente buena que cubrirá su conciencia con un poco de leche caliente, que hará que tu hambre deje de ser hambre para quedar convertida solamente en miseria. No sufras, mi vida, que pronto caerá la noche e iremos a buscar comida».
El sonido monótono y metálico del cajero se repetía una y otra vez. Los cristales empañados dejaban ver las luces de colores y las siluetas felices que cruzaban por la acera. La noche iba llenando con su gélida oscuridad el interior de la caja de cartón que servía de cuna al pequeño niño. El cajero repartía dinero sin descanso. Las gentes se despedían deseándose felicidad eterna. Mientras, la madre cogía a su hijo entre los brazos y lo apretaba contra su cuerpo para intentar darle un poco de calor. El niño ya no lloraba, sólo unas lágrimas cristalinas que cruzaban su cara mostraban su agónica existencia.
      «Mi niño, no te rindas ahora, que la luna ya está en lo alto y la noche terminará enseguida. Aguanta, que no tardando mucho llegará el sol luminoso y caliente para darte vida. Espera un poco más, mi amor, que pronto mi cuerpo tendrá leche abundante y cálida para alimentar tu cuerpo. Ven, acurrúcate entre mis pechos; deja que mi calor espante tu frío. Resiste, mi amor, mi niño, no te rindas ahora».
Fuera, bajo el cielo frío del invierno, los villancicos atravesaban los cristales de las ventanas de las casas, y se fundían con las luces de colores que adornaban la calle. Las risas llegaban hasta la puerta de la sucursal bancaria. Dentro, entre la oscuridad, el niño ya no tiritaba, ni lloraba, ni movía sus pequeñas manos moradas, ni pataleaba entre los periódicos viejos; estaba muy quieto dentro de la caja de cartón, y la madre dejaba escapar una lágrima al tiempo que cerraba, con sus temblorosos dedos, los apagados ojos del niño.
      «Mi amor, ahora en el cielo te estarán esperando impacientes, y las nubes formarán entre ellas una cuna blanda que recogerá tu tierno cuerpo, y las estrellas lucirán toda la noche para celebrar contigo la Navidad, y cuando salga el sol, tú estarás lejos de este frío mundo que te vio nacer y que nunca quiso conocerte. Mi niño, mi amor, mi vida, ahora tendrás un cielo caliente, solo para ti».
El cajero volvía a dejar caer más billetes, que alguien recogía mientras cantaba a la navidad. Al otro lado, el pequeño cuerpo del niño permanecía, inerte y frío, dentro de su cuna de cartón.

                                                   Antonio Blázquez-Madrid
                                               ablazquezmadrid@gmail.com
Leer más...

CONTINUIDAD Cuento triste de Navidad

                                               

                                                            Cuento triste de Navidad


La monótona música de los villancicos traspasa, como cada año, los cristales de la ventana. La misma historia vuelve al lugar de siempre. En el salón, un gastado «belén» ocupa la repisa de la chimenea. En el «belén» el Niño debe de tener la mejilla rota, y la tiene; la Madre debe de estar con los ojos borrados, y así está; el Padre debe agarrar con dureza la empuñadura del bastón, y lo hace.
Sentado en un raído sillón, frente a la chimenea, un hombre contempla inquieto la escena navideña, al tiempo que sujeta con fuerza una culata fría. Sobre una hamaca, una mujer balancea su cuerpo con ritmo cansino, mientras que mira en silencio, con ojos apagados y quietos, una fotografía amarillenta que mantiene entre las manos. La estancia huele a aguardiente añejo. Las sucias bolas de cristal que pretenden adornar el «nacimiento» ya no reflejan la luz que apenas cubre las paredes de la habitación. Apartado en un rincón, un niño lee un cuento de navidad escrito en un diario un día 25 de otro mes de diciembre. Un «boom» salido de entre las palabras que está leyendo se adelanta al potente «boom» que llega a sus oídos. Con miedo, y sin levantar la vista, al mismo tiempo que toca su cara dolorida, el niño prosigue con la lectura para saber cómo termina la historia de aquel otro 25 de diciembre que se cuenta en el diario, y las letras le van descubriendo que el hombre que aparece en el relato tiene que quedar con el brazo caído, inerte, y sus dedos rozando las baldosas manchadas de rojo, y así queda; y la mujer que le acompaña, después de llorar con amargura hasta secar sus ojos, tiene que permanecer eternamente mirando una fotografía que coge con sus temblorosas manos, y así permanece; y un niño, que se acurruca temeroso en una oscura esquina, tiene que leer un cuento triste de navidad, mientras se acaricia su rostro herido, y así lo hace.
El niño termina de leer el relato escrito en el diario, y vuelve a esconderlo bajo las baldosas rotas del salón, para que al año siguiente, cuando los villancicos retumben de nuevo a través de los cristales y el «belén» roto vuelva a estar sobre la repisa de la chimenea, otro niño lo encuentre, mientras se oculta con miedo en un rincón oscuro con su mejilla dolorida. 
                                                           Antonio Blázquez-Madrid
                                                         ablazquezmadrid@gmail.com

Leer más...

lunes, 10 de diciembre de 2018

LA CIUDAD NEGRA: La novela más comprometida publicada

La prensa ha dicho:
-  Una apasionada e imposible historia de amor dentro de un mundo eclesiástico donde los hechos más horrendos se convierten en secretos "sagrados".  (NYP) 
- Una novela IMPRESCINDIBLE para conocer el mundo que nos rodea.  (DN)
- Única en su género. Atrevida y crítica.  (WSJ)

Leer más...

EL TRIÁNGULO -Acuerdos Inconfesables-

EL TRIÁNGULO: una novela del genero negro en la que se destapan los acuerdos inconfesables entre los políticos y los poderes económicos, y donde quedan al descubierto las traiciones sin límites para conseguir el poder.

Leer más...

viernes, 19 de octubre de 2018

Los secretos de un diario íntimo (novela erótica imprescindible)


Leer más...

miércoles, 17 de enero de 2018

Si esto es así... tal vez hay algo que no funciona bien

Leer más...

domingo, 19 de noviembre de 2017

El Último Destino

Leer más...

lunes, 23 de octubre de 2017

LUTO POR LA DEMOCRACIA

Leer más...

jueves, 12 de octubre de 2017

EL SUPREMACISMO CATALÁN

Podríamos definir el “supremacismo” como la ideología que sostiene que algunas razas, naciones o pueblos son superiores a otros pueblos, naciones o razas, utilizando para ello simplonas razones biológicas, culturales e incluso morales. Como ejemplos históricos podemos recodar el “supremacismo blanco” sobre la raza negra, que durante tantos tiempo campó a sus anchas por los Estados Unidos de América, y el “supremacismo ario”, de la terrible Alemania Nazi. “El supremacismo” siempre tuvo grandes dosis de racismo, de xenofobia, y de insolidaridad social. Y cuando, a través de la democracia y de la solidaridad entre los pueblos, parecía que se había conseguido dejar en el olvido del pasado las ideas supremacistas, de pronto nos encontramos con que vuelven a resurgir con toda su intensidad en esa Cataluña que, para justificar su pretensión de ser independiente, se agarran a sus (supuestas) “diferencias genéticas y morales” con el resto de los pueblos de España, como si no hubiéramos sufrido en Europa suficientes tragedias provocadas por las antiguas ideas supremacistas de la auto-denominada Raza Aria. Lee uno, con estupor, las declaraciones de una diputada del Parlament de Catalunya que dice: “Somos diferentes. A ver cuándo se van a dar cuenta”. ¿Diferentes en qué, Sra. Diputada? ¿Son acaso todos los catalanes más listos, más guapos, más simpáticos que el resto de los españoles? Pues no, Sra. Diputada: Estoy seguro que en Cataluña hay algunas personas muy inteligentes, pero también las hay en Andalucía, y en Salamanca, y en Francia y… hasta en Corea del Norte las hay. Igual de cierto que lo anterior es que en Cataluña también viven muchos mediocres, lo mismo que en Andalucía, en Salamanca, en Francia, y… también en Corea del Norte o en cualquier otra parte del mundo. Y, por supuesto, que en su querida tierra, Catalunya, también existen tontos de solemnidad, de la misma manera que existen en cualquier parte de este planeta llamado tierra, y como no, también en Andalucía, en Salamanca, en Francia, y, claro está, en Corea del Norte. No, Sra. Diputada, no son diferentes, y a estas altura del siglo XXI, buscar razones diferenciales, ya sean genéticas, raciales o morales, es, cuando menos, más propio de ignorantes y xenófobos que de personas civilizadas, inteligentes y demócratas. Usted sabrá dónde se sitúa.
Leer más...

MI LIBERTAD SECUESTRADA POR LAS BANDERAS

Antes, cuando me levantaba por la mañana, me asomaba a la ventana para ver los primeros rayos del sol, y no veía ninguna bandera colgando de los balcones, y la libertad se reflejaba en mi cara. Antes, cuando subía al autobús para ir al trabajo, observaba a mi alrededor y solo había caras somnolientas o despiertas que miraban al infinito o al acompañante de al lado, sin escuchar palabras contrarias contra nadie por sus diferencias políticas o sociales, y la libertad se reflejaba en sus ojos y los míos. Antes, cuando volvía a casa y recogía a mi hijo en la puerta del colegio, le preguntaba y hablábamos de las ciencias o las matemáticas, y nos contábamos cómo nos había ido por la mañana y por la tarde, y la libertad nos envolvía. Hasta que un día, alguien, desde su pulpito de poder, convenció a una parte de la calle para que adornara sus ventanas con banderas insolidarias y guerreras, y en ese momento, al mirar al frente, comencé a pensar que algo de mi libertad me estaban robando. Poco después, alguien, desde su púlpito de insolidario poder, hizo creer a unos que los culpables de sus males eran los otros, y en el autobús de la mañana, las miradas, empañadas por los distintos colores de las banderas, empezaron a ser recelosas y esquivas, y sentí un profundo dolor en mi corazón al comprobar que estaban consiguiendo que la mitad de mi libertad quedara atrapada. Pero aún soñaba con que todo esto fuera pasajero, hasta que una tarde, cuando fui a recoger a mi hijo al colegio, me di cuenta que alguien, desde su ignominioso y trapacero púlpito de poder, le había enseñado a grabarse una bandera partidista, insolidaria y guerrera en su frente, y le habían adoctrinado para enfrentarse a aquellos otros que no compartieran sus mismos colores; y dejó de hablarme de literatura o de ciencias naturales, o de sus clases y compañeros, a los que comenzó a diferenciar entre camaradas o mierderos, según el color de sus ideológicas ideas. Y entonces, con mi alma inundaba de la más rabiosa incomprensión, me di cuenta que HABÍAN SECUESTRADO MI LIBERDAD CON LAS BANDERAS.
Leer más...

jueves, 29 de junio de 2017

Premio OROLA: ANTOLOGÍA 2016: MESÍAS AUTONÓMICOS (DESFACIENDO ESPAÑAS)

Premio OROLA de VIVENCIAS: ANTOLOGÍA 2016: MESÍAS AUTONÓMICOS (DESFACIENDO ES...: MESÍAS AUTONÓMICOS («DESFACIENDO ESPAÑAS») Estaba allí, en lo alto, mientras que el gentío se agrupaba a su alrededor. Su cara son...

Leer más...

domingo, 4 de junio de 2017

EL FINAL DEL CAMINO (microrrelato)

Ahora que ya he muerto nadie me acaricia Se acercan un poco a mi frío cuerpo, como con miedo; musitan algún tipo de oración que no entiendo; observan de reojo el ataúd brillante sin atreverse a mirarme fijamente a los ojos; hacen como que se apenan durante unos segundos, y después se consuelan unos a otros con besos y palmaditas en la espalda, antes de volver a conversar sobre el tiempo o sobre cualquier otro intrascendente asunto que a mí ya no me interesa, pues lo único que me preocupa ahora, es cuando llegue ese momento en el que las agujas marquen en el reloj las cinco en punto de la tarde, la hora prevista para mi entierro, porque no sé si soportaré bien dormir sola todas las noches bajo la tierra.
Del libro. "El Último Destino" -Autor :Antonio Blázquez-Madrid


Leer más...

sábado, 8 de abril de 2017

LITERANIA 2017 - Allí nos vemos

Leer más...

domingo, 5 de marzo de 2017

ESTOY MUY HARTO

ESTOY MUY HARTO
Siento impotencia, estoy harto,
harto de políticos corruptos y de bancos,
de ladrones con traje, corbata y guante blanco,
de recortes, rescates y de embargos.
De dictaduras teñidas de democracia,
rojas antes, luego azules y a saber mañana.
Pero hay cosas que detesto y que no cambian:
Que un concejal de festejos cobre más que un maestro,
que un catedrático de universidad, o que un médico,
o que nuestro sueldo no llegue a los mil euros
y el de un Diputado no baje de tres mil quinientos.
Harto de pagarles viajes, chóferes, cenas
en restaurantes de gran lujo y etiqueta,
y tú, mientras tanto, comiéndote la mierda
Harto de coronas, de príncipes ladrones y princesas,
y de reyes que acaparan maldades inconfesas
Me da rabia que la gente se mueva por otras cosas:
por el Madrid, por el Barsa, por la Eurocopa.
Con el futbol nos engañan y nos ciegan con la Roja.
Estoy harto de escuchar que tres carreras ya no bastan,
y comprobar que hoy en día se premia la ignorancia
Cansado de Paquirrines, de Belenes y Pantojas.
Empachado de tragar tanta salsa rosa.
Fulanas, chorizos, yonquis, imbéciles e idiotas
de pronto se convierten en gente famosa,
y muchos, lamentablemente, los admiran y les adoran.
En fin, estoy harto de que los puños
siempre ganen a las palabras..
Estoy harto, muy harto.
Leer más...

sábado, 25 de febrero de 2017

Inocentones e Hijos Puta

Leer más...

sábado, 11 de febrero de 2017

El Último Destino

En este libro de cuentos se relatan diversas historias donde el destino es el verdadero protagonista en cada una de ellas. Un destino que ninguno de los personajes puede cambiar. Nada de lo que acontece tiene la fuerza suficiente para torcer aquello que, fatalmente, está vaticinado.


Leer más...

El mejor regalo para San Valentin

Leer más...

lunes, 6 de febrero de 2017

Jóvenes indolentes, consumistas elegantes

Leer más...

miércoles, 1 de febrero de 2017

El éxito de los imbéciles

Leer más...

domingo, 15 de enero de 2017

Te quieren robar la vida

Leer más...

martes, 3 de enero de 2017

¿Qué barbaridad cometeremos en 2017?

Leer más...

viernes, 16 de diciembre de 2016

lunes, 16 de mayo de 2016

MALDITOS MISERABLES


MALDITOS MISERABLES

No lloréis por mí
Cuando al fin muera
De hambre y de tristeza,
Porque aguantaré bien
Bajo el frío de la tierra.
Llorad por vosotros, ¡miserables!,
Hipócritas politiquillos de mierda
Que, sin importaros un carajo,
Creáis dolor y miseria.
No lloréis por mí
Cuando al fin desaparezca,
Porque permaneceré vivo,
Recordado y querido
Entre esos que me aprecian.
Llorad por vosotros, ¡malditos!,
Políticos sin conciencia
Que usurpáis el poder
Jodiendo a la gente buena.
Cuando enterrado esté
Bajo el peso de la tierra,
Os seguiré recordando
Miserables perros de guerra,
Y desde el más allá
os enviaré
mi maldición eterna.
Entretanto,
Mi desprecio,
Mi odio para vosotros,
Malditos generadores
De sufrimientos y penas.
                                A. Blázquez-Madrid (Mayo2016)
Leer más...

miércoles, 27 de abril de 2016

Cambiar el mundo, Sancho

Leer más...

jueves, 24 de diciembre de 2015

domingo, 20 de diciembre de 2015

Por Joaquín Sabina

Leer más...

sábado, 24 de octubre de 2015

"Echar un polvo"

     
       ¿Cuál es el origen de la expresión "echar un polvo"? = Fórmula vulgar de referirse al acto sexual. Hay dos teorías sobre el origen de la expresión: “echar un polvo”. ¿Con cuál de las dos te quedas?        Teoría A).- El modismo parece que viene de la costumbre, extendida entre la alta sociedad de los siglos XVIII y XIX, de consumir polvo de tabaco, conocido como rapé. Este polvo se aspiraba por la nariz y provocaba molestos estornudos, por lo que los consumidores de rapé se retiraban a otra sala para echarse unos polvos en la nariz. Esta excusa se comenzó a utilizar para ausentarse en las reuniones y tener furtivos encuentros sexuales con alguna amante secreta. Si alguien se ausentaba para, supuestamente, consumir rapé, cuando se preguntaba por él, se decía que se había ido a echar un polvo. De ahí que, al convertirse en una práctica común lo de esos encuentros amorosos ocultos, se acabara aplicando el término "ir a echar un polvo" al acto sexual.
      Teoría B).- Según esta segunda teoría, la expresión tiene su origen en la conocida frase litúrgica de la Biblia (Libro del Génesis III, 19): "Pulvis es, et in pulverem reverteris". (“Polvo eres y al polvo volverás”), popularizada como “Del polvo venimos y en polvo nos convertiremos”. El ingenio popular y el doble sentido que adquiere la frase, hace que se interprete lo “del polvo venimos” como el acto sexual. A partir de ahí, la equivalencia “polvo” = "coito" está servida.
      Elige tú teoría preferida, y coméntalo.  
     Por último: Si quieres conocer unas cuantas y placenteras maneras de: hacer el amor – copular – echar un polvo, solo tienes que leer el capítulo 21 de la novela “La Ciudad Negra”, y tendrás un fin de semana increíblemente placentero. Inténtalo.

Leer más...

sábado, 19 de septiembre de 2015

La cultura está de LUTO

Leer más...

martes, 14 de julio de 2015

políticos y La Ciudad Negra

Algunos políticos vuelven a interesarse por la novela más comprometida del momento: "La Ciudad Negra"
"

Leer más...

jueves, 9 de julio de 2015

Fragmento de la novela: “La Ciudad Negra” ©

Fragmento de la novela: “La Ciudad Negra” © … pero después de leer las primeras palabras, todo mi cuerpo se estremeció, pues me di cuenta que la letra con la que estaba escrita aquella carta era muy distinta a la que yo conocía. Alguien estaba suplantando al … desaparecido. Miré a esos ancianos padres, orgullosos de su hijo, contentos y satisfechos con la carta que habían recibido de él, y me dije que no podía romper esa ilusión, la mayor ilusión que seguramente les quedaba para lo poco que les restaba de vida, y pensé que ninguna verdad, por muy importante que fuera, debía estropear la felicidad de aquellos dos venerables ancianos. Los dejé junto a la lumbre, ella agarrándole con ternura una de sus manos, mientras él pasaba los dedos de la otra por el níveo cabello de ella. Un deseo de feliz navidad fueron las últimas palabras que nos intercambiamos.
      La voz del escritor se quebró al terminar, y en sus ojos apareció un punto acuoso donde se reflejaba un emotivo recuerdo hacia aquellos viejecitos a los que nunca más volvió a ver. Esther permanecía callada, pensativa, sin saber cómo reaccionar; el actual arzobispo de la diócesis, Monseñor, al que ella quería y respetaba, era la misma persona que aparecía en el relato del escritor…
Leer más...

jueves, 25 de junio de 2015

Tal vez Dios... NO

Leer más...

martes, 23 de junio de 2015

Fragmento de la novela: La Ciudad Negra

Fragmento de la novela: “La Ciudad Negra” © "… Pero la leyenda cuenta, que de todos los que entraban por la gran puerta que daba paso al claustro del monasterio, casi nadie volvía a salir, y los pocos que lo conseguían, siempre lo hacían de noche, trepando y escapando por los altos muros, huyendo como si el mismísimo diablo los persiguiera; y sigue contando la leyenda, que muchos de los que lograron salir volvían con el pelo totalmente blanco, como si un espanto indescriptible se les hubiera aparecido, y sin descansar ni un momento abandonaban aquellos parajes para no volver nunca más; otros habían quedado mudos para siempre, no se sabe si por temor a contar lo que habían vivido o porque algún hecho aterrador los hubiera dejado sin habla…"ç
Leer más...

Tal vez... Dios NO exista

Leer más...

sábado, 13 de junio de 2015

Feria del Libro de Madrid-2015

Firmando en la feria del libro de Madrid
La novela "La Ciudad Negra" en la Feria del Libro de Madrid 2015
Leer más...

jueves, 4 de junio de 2015

Feria del Libro de Madrid 2015



Leer más...

viernes, 29 de mayo de 2015

El Guardián - A voz en cuento

Pulsa en el enlace y escucha:
http://www.ivoox.com/guardian-relato-antonio-blazquez-madrid-audios-mp3_rf_4551967_1.html

Leer más...

viernes, 24 de abril de 2015

Día del Libro

Leer más...

viernes, 13 de marzo de 2015

"Admonitum": LIBROS RECHAZADOS POR LA IGLESIA

¿Acaso alguien puede dudar de que aún en los tiempos actuales la Iglesia Católica sigue intentando controlar lo que “sus feligreses” deben leer o no leer?
Hace ya más de 48 años el Papa Pablo VI eliminó el registro (Index Librorum Prohibitorum) de libros prohibidos por la Iglesia (desafortunado registro donde estaban incluidas obras tan “blancas” como El Lazarillo de Tormes o Madame Bovary). Pero la tentación de seguir controlando todo lo que debe entrar en la mente de los creyentes sigue muy viva entre los Jerarcas de la Iglesia Católica, y por eso, El Vaticano hizo públicas nuevas regulaciones acerca de libros, escritura y medios de difusión, y como consecuencia de ello, aún en nuestros días las autoridades eclesiásticas tienen el poder, y lo ejercen, de emitir una “advertencia” (admonitum) sobre los riesgos de leer algunas publicaciones no recomendadas por ellos. En la práctica, se trata de un aviso de: “cuidado, esto no es bueno y va contra la moral de la Iglesia”, sobre una determinada obra. En resumen, aunque hayan cambiado las formas, en el fondo siguen queriendo controlar a cada uno de los mortales, para que no lean aquello que pueda dejar al descubierto sus embarazosos y graves secretos humanos o sus grandes contradicciones religiosas.




Leer más...

domingo, 11 de enero de 2015

Reseña Literaria sobre "La Ciufdad Negra"

Reseña literaria de la novela "La Ciudad Negra", por el crítico literario: Paco Marín

http://www.cartagenaactualidad.com/2015/01/centesima-decimo-segunda-entrega-del-rincon-literario-por-paco-marin/ Leer más...

viernes, 26 de diciembre de 2014

"memes" sobre "La Ciudad Negra"

Leer más...

domingo, 30 de noviembre de 2014

La Ciudad Negra

Decía Oscar Wilde: "El mundo llama inmorales a los libros que le explican sus propias vergüenzas". Y esta novela: "La Ciudad Negra" es uno de esos libros. Si te atreves a leerla la tienes en: www.amazon.com.es - www.editorialamarante.com - www.lacasadellibro.com, y en diversas librerías de tu ciudad. Leer más...